sábado, 7 de agosto de 2010

#48

- ¿Qué es ese ruido? -preguntó la anciana-.

- Oh, es el teléfono de Rafael, que tiene interferencias -contestó Jun. Ciertamente, había mucho ruido y apenas se entendía lo que el interlocutor decía.

- ¡¿QUÉ?! - gritaba el doctor, con el ceño fruncido -. ¡NO ENTIENDO NADA!

- ¿Y de qué hablan?

- Pues... no lo tengo muy claro.

Mientras el doctor chillaba al teléfono dándoles la espalda, Jun y Rena bebían zumo de melocotón con pajita y Carmen había vuelto a su lectura en profundidad del Pronto.

- ¿Que le diga qué? - pudo escucharse el nombre de Fátima en la algarabía de ruiditos y pitidos.

- Ah, creo que le están diciendo que se declare a Fátima -dijo Rena en voz baja-.

- ¡Vaya! Pobre Ambrosia. Le habría gustado ver esto -se lamentó Carmen-.

- ¿Podés repetir eso último? -insistía el doctor-. ¡Te juro que no entiendo nada!

Los tres espectadores observaban y escuchaban con atención, esperando a ver qué decía el doctor. Después de una pausa, Moretti frunció el ceño de nuevo e hizo una mueca.

- Que diga que... ¿que la mamo?

- ¡¡¡PRFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFF!! - El zumo de melocotón viajó de Jun a Rena y de Rena a Jun; Carmen usó la revista como escudo, con los ojos abiertos como platos.

Moretti se rindió, colgó y apagó el móvil con desgana. Se dio la vuelta mientras hablaba:

- No sé qué carajo pasa en este hospital con los celulares -miró el teléfono con cara de asco-. Tendré qué comprar otro, quizá...

Al girarse dio con Jun y Rena intentando limpiarse el zumo el uno al otro y a Carmen riendo, abanicándose con el Pronto.

- ¡Estoy sorprendida! -dijo entre carcajadas-. No sabía que le gustaran esas cosas, Moríte.


Lluvia fría.

2 comentarios:

Diane Ross dijo...

¡Qué interesante! Quiero conocer más a fondo a estas personajes *O*

yuko dijo...

¿Como puede ser que no te comentara esto? D:

Tuve la misma reacción que Jun y Rena. Menos por el zumo XDDDDDDDD